Центр по климатическому финансированию (ЦКФ)

Para el Embajador Pérez Memén, el hecho de que Juárez, Duarte y Luperón nacieran sincrónicamente en una época muy convulsa y llena de definiciones históricas, los marca de tal manera que ellos, en sus aportes a cada causa histórica y libertaria, no es por casualidad, sino porque formaban parte de ese pensamiento emancipador de la época, de tal manera que hubiese paralelismo en sus pensamientos e ideologías.

Esa es la línea que a lo largo de su exposición, va tejiendo con mucha a agudeza y claridad, mediante las comparaciones, unas veces; y otras, mediante, la reflexiones de muchos de los juicios que otros estudiosos han hecho de estos tres paladines de la independencia de sus naciones, contextualizadas en estas pocas cuartillas.

Fueron hombre de su época, “con sus pasiones, sus sueños y sus entregas a tan nobles ideales”. Todos, como afirma el Embajador Pérez Memén, “fueron hombres que nacieron en tiempos de crisis”. Todos fueron ejemplos de entrar a la causa social en tiempos de definiciones y donde la geopolítica jugó un papel de primer orden, pues las grandes potencias, unas muy coloniales y otras emergentes, como los Estados Unidos, ya tenían definida la repartición del mundo y la América de más abajo del Rio Bravo no era la  excepción.

Tanto es así, que en su derrotero nos expresa como, las constituciones de estos países tenían hilos conductores y vasos comunicantes a la manera más liberal posible “la constitución liberal mexicana del 1857 tiene un vínculo ideológico y un paralelismo con la Revolución del 7 de julio y su fruto inmediato fue la Constitución más liberal del siglo XIX dominicano, la de Moca de 19 de febrero de 1858”, apunta muy certeramente. Es decir, para ambas naciones y sus líderes “el problema político fundamentalmente que logró resolver el liberalismo, es el de la forma de gobierno”, apuntó.

Además hay que reseñar, según el expositor, que todos estos prohombres siguieron “un modelo patriótico y anticolonialista”, que los llevó a emprender sus modelos de liberación apegado al desinterés por la riqueza material, “si con una  gran pasión por el estudio y la política”.  En sus palabras, “Duarte tiene una identidad de pensamiento y sentimiento con Juárez al expresar que: “La Ley suprema del pueblo dominicano es y será siempre su existencia política como nación…”

Pero hay más evidencia de coincidencias en estas afirmaciones entre Luperón y Juárez: “pues Juárez es el más genuino representante de la defensa de la soberanía nacional de México y el General Luperón héroe de la Guerra de Restauración en República Dominicana” Además, estos vínculos y referencias son más acentuado, según el Embajador Pérez Memén, en Duarte que estatuyó “que la soberanía es inajenable, no se transfiere, nunca se pierde, idea que compartieron los restauradores de la República…”

Por último expresa, “que hay coincidencias en el tiempo entre las  luchas del los restauradores dominicanos, que estaban formados ideológicamente en las ideas del liberalismo democrático y luchaban contra la Anexión a España, y Juárez y los liberales mexicanos que combatían contra el imperio de Maximiliano de México”, sentenció finalmente.